Música y Fitness: libera al baterista que hay en ti

La música y el fitness son elementos prácticamente indisolubles en nuestras rutinas de cada día.

Como acompañamiento, como método de relajación o como impulso (estudios demuestran que con ella el rendimiento mejora en un 15%), no es ningún secreto que la música adecuada nos ayuda a ejercitarnos, a mantener un ritmo constante, a concentrarnos y combatir el estrés.

Muchas actividades incluso serían inviables sin ella, como el zumba o el aerodance.

La mejor playlist para ponernos las pilas

En las clases colectivas, la música juega un papel altamente motivador. Además de ayudarnos a marcar la velocidad y la intensidad, si seleccionamos temas alegres, motivadores y energizantes, los participantes se sentirán mucho más motivados.

Sin duda, la playlist correcta nos facilitará realizar los ejercicios y las repeticiones de forma controlada, siguiendo los beats de la música. Pero, ¿qué pasa si somos nosotros quienes marcamos el ritmo?

Ripstix: las baquetas del Fitness

Esta cuestión surgió en la cabeza de Kirsten Potenza, una entrenadora neoyorquina y baterista aficionada que a los 24 años de edad fundó POUND, un sistema de workout que actualmente tiene cerca de 11,000 instructores certificados en más de 50 países de todo el mundo.

La base de Pound es simple: en lugar de escuchar música, uno mismo se convierte en musico a través de este entrenamiento que combina cardio, acondicionamiento y fuerza con yoga y pilates.

Para ello se han de utilizar las Ripstix, unas baquetas especiales con peso añadido de 1/4 de libra. Esto genera un cierto desbalance en el cuerpo, con lo que se fortalece la estabilidad y equilibrio al realizar los movimientos, y se trabajan hombros, biceps, tríceps, antebrazos y espalda.

Los beneficios del workout Pound

Entre otros beneficios, se mejora el ritmo, timing, coordinación, velocidad, agilidad, resistencia y se combate el estrés.

Al mantener el ritmo, el cerebro mejora su capacidad de enfocar, lo que incrementa también nuestras habilidades de pensamiento y toma de decisiones. Se impulsa al sistema inmune y disminuyen los dolores crónicos, la ansiedad y la fatiga. Y lo mejor de todo, la rutina de entrenamiento se vuelve divertida y se pierde la monotonía al evitar estar contando repeticiones o con la mirada fija en el reloj.

Suda, marca el ritmo, disfruta

Las sesiones de Pound están diseñadas para hombres y mujeres de todos los niveles de fitness, edades y habilidades por lo que se genera un buen ambiente: la gente se libera, se energiza y se ejercita en comunidad.

Cada clase tiene una duración de 45 minutos, dentro de los cuales se completan hasta 15,000 repeticiones y se desarrollan más de 70 técnicas casi de forma imperceptible.

Se consumen más de 900 calorías por hora y se fortalecen y tonifican músculos muchas veces en desuso mediante canciones de 2-4 minutos, calibradas con ejercicios de intervalos y secuencias de quema de grasa.

¡Y lo puedes practicar prácticamente en cualquier sitio!

Ahora ya lo sabes: si siempre quisiste estar en los zapatos –o mejor dicho, en el banquillo de Neil Peart o John Bonham–, este entrenamiento es perfecto para ti.

Música y Fitness: libera al baterista que hay en ti