Nuestra Barcelona

Barcelona es una ciudad que siempre ha sido pionera: en la convivencia, las libertades, la innovación, el diseño y tantas cosas más. Siempre ha sido dinámica y viva sin ser pretenciosa, y esto es algo que nos hace quererla cada día más. No nos cansamos de admirar su espíritu mediterraneo, su combinación de mar, montaña, parques, jardines, buen clima, y miles de horas de sol.

En estos meses de incertidumbre global, hemos pensado en el dinamismo de nuestra ciudad, ese que tuvo su cénit con las olimpiadas del 92 pero que sigue vivo en cada partido del Barça, en cada maratón, en cada Conde de Godó. El año pasado, cuando se celebró el 1er Congreso Internacional de Deporte en las Grandes Ciudades en Montjuic, nos dio la impresión que nos estábamos inclinando nuevamente hacia la inyección de energía que siempre surge cuando el deporte se siente por todas nuestras esquinas. Más de 600 congresistas y más de 60 ponentes de todo el mundo, expertos en materia deportiva, argumentaban que no hay mejor momento que ahora y no hay mejor ciudad que la nuestra para acercar a la gente al deporte, no para convertirlos en atletas, sino para proteger su salud de manera pro-activa.

Por eso, sentimos que es nuestro deber crear una oferta deportiva que aproveche nuestra ciudad al máximo. En Everywhere Gym, llevamos años desarrollando una aplicación que permite a sus usuarios apuntarse a clases de fitness y bienestar en diferentes parques y playas de la ciudad. Los grupos no exceden las 20 personas, son con música (siempre con auriculares para cada participante), y se llevan a cabo con máximo entusiasmo el 100% de las veces. Urban Outdoor Fitness es un modelo sostenible, socialmente responsable, y- aunque nacido y perfeccionado aquí- altamente exportable a otras ciudades.

Queremos crecer. Queremos sentirnos. Queremos dejar de habitar el lugar que vivimos, para vivir el lugar en el que habitamos, queremos disfrutar del entorno en el que vivimos y reforzar nuestro compromiso con la comunidad, queremos explorar la ciudad, convertir entornos urbanos en zonas de entrenamiento y recuperar territorios perdidos…
Hacemos una llamada a la sociedad, a todos los grupos de entrenamiento al aire libre, a sus clientes y amigos, a todos los implicados en el mundo de la salud y el deporte para reivindicar y trabajar una regulación que ordene y dé respuesta a esta nueva demanda y nos acerque a esa energía que tanto nos define. El maridaje de la salud con la ciudad siempre ha sido cosa nuestra.

Es hora de recordarlo.

Nuestra Barcelona