URBAN STREET DANCE: Bailar y volver a existir en nuestros cuerpos

Hace ya mucho tiempo que la música que más se nos pega, es la música urbana, ¿para qué negarlo? En estos momentos históricos donde tenemos los placeres tan controlados, ¿quién no sueña en llegar a una fiesta donde todo el mundo canta y baila, donde todo el mundo conoce las letras y se viene arriba con toda esa conexión y ese ritmo y esa fuerza?

Cardi B. Bad Gyal. Rihanna. Rosalía. Drake. Bad Bunny. Meghan Thee StallionC. Tangana.
¿Cómo sería, hoy en día, la vida sin ellas y sin ellos? 

O quizás la pregunta más apropiada sería: nosotras, las mujeres, ¿qué nos haríamos si no pudiéramos bailar Dancehall, trap o reguetón o hip-hop? ¿Si no pudiéramos aspirar a llegar a twerkear? ¿Si nos tuviéramos que quedar con todo eso por dentro?

El auge de este tipo de baile en todas partes – en las redes, en la moda, en la vida – es innegable y es así por una razón muy sencilla: se siente bien. Las raíces de la danza urbana se trazan al Oeste de África, al Caribe, a Nueva Orleans, a lugares con conciencias colectivas nubladas por el colonialismo y la opresión. Las raíces de la danza urbana, cómo lo hemos leído y escuchado tantas veces, están en lugares que desde siempre buscaron romper cadenas. 

Esto es el Urban Street Dance para nosotras. Es un lugar para romper cadenas. Nos ayuda a apropiarnos de nuestros propios cuerpos, sintiendo desde adentro nuestras propias necesidades y nuestra propia definición de lo que puede o no ser nuestra sexualidad. Que nos miren o no nos miren. Que les guste o que no les guste… Da igual. Ese no es el punto.

A diferencia de los bailes polémicos de las épocas de nuestros padres, este baile lo bailamos solas. Nadie nos tiene que coger por la cintura ni darnos vueltas. Nadie nos tiene que sacar a bailar. Somos nosotras las que sacamos todo al concentrarnos en el entrenamiento de un cuerpo que sabe sentir el ritmo a pesar de la violencia, precisamente porque contempla la violencia.

We are women. Hear us ROAR.

Tenemos ganas de bailar porque nos convierte en quienes somos, y nos ayuda a vernos más allá de los esquemas que nos rodean y  que ya no nos sirven.
En Everywhere Gym queremos bailar para cuidar el cuerpo, bailar con fuerza, bailar con la música que nos entra fácil y nos sigue llamando, esta es la máxima expresión del auto-cuidado, y por eso apostamos por el URBAN STREET DANCE

Así de fácil, La Ciudad nos está esperando…


URBAN STREET DANCE: Bailar y volver a existir en nuestros cuerpos